publicidad
16 de septiembre de 2012 • 04:22

"Maravilla" Martínez: "Si Chávez Jr. quiere la revancha se la damos"

 

El argentino Sergio "Maravilla" Martínez ya tiene cumplido el sueño de ser campeón del peso medio, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB) que le arrebató al mexicano Julio César Chávez Jr., pero también dejó la duda porque, por cuestión de segundos, pudo haber sido el gran derrotado con un nocáut histórico.

Esa imagen es lo que hizo que nada más concluir la pelea disputada en el pabellón Thomas & Mack Center, Martínez reconociese que Chávez Jr. demostró su clase de campeón y estaba listo para darle la revancha.

"Le doy la revancha cuando quiera, somos profesionales y vamos a tomarlo de forma seria. Ha demostrado que tiene un gran corazón y que además pega muy duro", argumentó Martínez.

Martínez, de 37 años, que dio toda una cátedra de boxeo durante 11 asaltos, al final se encontró con dos ganchos de izquierda de Chávez Jr., que lo tiraron a la lona y lo dejaron a sólo 20 segundos de la derrota.

"Las caídas forman parte del boxeo, pero la pelea que he realizado ha sido muy buena", destacó Martínez, que se llevó una bolsa de 1,4 millón de dólares y una proporción de los ingresos que se consigan por la venta de los derechos de televisión de pago.

"Tengo que reconocer que fue un púgil mucho más difícil de lo que esperaba, y además mostró un gran corazón", admitió.

El nuevo campeón del mundo reconoció que la clave par salvarse de la derrota fue la gran preparación física a la que llegó a la pelea y su experiencia para superar los momentos difíciles.

"Ya había pasado por estas situaciones y es cuando tienes que mostrar la clase y el corazón de darlo todo en el cadrilátero", destacó Martínez, que mejoró su marca a 50-2-2, con 29 nocáuts, después de que los tres jueces (118-109, 118-109 y 117-110) le dieron ganador de la pelea por decisión unánime.

Martínez reiteró que su victoria permitiría al deporte del boxeo volver a crecer en la dirección correcta, es decir que los campeones se tienen que enfrentar "siempre" a los mejores.

"(Esta victoria) significa volver a creer en el boxeo, que haya un campeón que puede pelear con cualquiera, con esa defensa a ultranza que hago en favor de la limpieza del boxeo y por lo tanto no tengo ningún problema en enfrentarme a Chávez Jr. de nuevo", subrayó Martínez.

A pesar de la derrota que lo dejó sin el invicto y el título de campeón, Chávez Jr., de 26 años, reconoció que había tenido la gran oportunidad de conseguir un triunfo histórico, pero le faltaron 20 segundos en el duodécimo asalto cuando la campana salvó a Martínez.

"Eso fue lo que me faltó para ganar", declaró Chávez Jr., que mostró en su rostro el fuerte castigo que recibió por parte de Martínez. "Creo que me merezco la revancha y se la vamos a pedir".

El hijo del legendario púgil mexicano Julio César Chávez se encontró con el rival más difícil de su carrera y al margen de los dos golpes que pudieron cambiar la historia de la pelea, Martínez le demostró que tiene todavía mucho trabajo por delante si quiere ingresar en la elite del pugilismo mundial.

"Sabía que Martínez era bueno, pero no que tan bueno", declaró Freddie Roach, entrenador de Chávez Jr. "Esta ha sido una buena lección para Julio (Chávez Jr.), él necesitó haber sacado las manos mucho antes".

Chávez Jr., que se llevó una bolsa de tres millones de dólares, reconoció que durante los primeros ocho asaltos no hizo su mejor boxeo y que Martínez lo dominó con su movilidad y colocación de golpes que al final de la pelea dejaron al excampeón mexicano con el ojo derecho prácticamente cerrado.

"Realmente comencé a hacer bien las cosas a partir del octavo asalto. Tengo que admitir que mi reacción llegó demasiado tarde, pero la realidad también es que me faltaron 20 segundos para haber conseguido la victoria por nocáut", aseguró Chávez Jr..

En todas las estadísticas Martínez le ganó a Chávez Jr., que volvió a insistir que había realizado un buen combate, aunque le costó perder el invicto como profesional al quedarse con marca de 46-1-1, 32 nocáuts.

Ambos púgiles le dieron las gracias a los aficiones que llenaron las gradas del pabellón Thomas & Mack Center, de la Universidad de Nevada Las Vegas (UNLV) con una asistencia oficial de 19.198 espectadores, pero que extraoficialmente superaron los 20.000.

EFE en español EFE - Agencia EFE - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización escrita de la Agencia EFE S/A.