Otros Deportes

publicidad
17 de diciembre de 2012 • 13:07

Brasil bate récord olímpico en Londres, pero necesita mejorar de cara a 2016

 

Los atletas brasileños cerraron los Juegos Olímpicos de Londres-2012 con el mayor número de medallas de su historia, subiendo 17 veces al podio, aunque decepcionaron en algunas disciplinas, dejando claro la necesidad de mejorar de cara a 2016 cuando reciban al mundo en Rio de Janeiro.

Tres meses después de la llegada de la bandera olímpica al país, Brasil "está en el camino correcto" para alcanzar mayores logros en casa, según dijo a la AFP el superintendente ejecutivo del Comité Olímpico Brasileño (COB), Marcus Vinicius Freire.

"Londres fue una etapa de planificación que iniciamos en 2009, cuando ganamos el derecho de organizar los Juegos Olímpicos en casa. Hicimos un mapa estratégico para convertir a Brasil en una potencia olímpica en 2016", señaló el dirigente.

La meta oficial del COB es de ubicarse entre los 10 primeros en número total de medallas, subiendo al podio por lo menos en 10 modalidades.

"En Londres, todo se desarrolló dentro de lo planificado, mostramos crecimiento. En Pekín quedamos en el lugar 17 con 15 medallas, en Londres quedamos 14 con 17, empatados con Hungría y España y mostramos que estamos en la dirección correcta para llegar al décimo puesto en Rio", siguió Freire.

Sin embargo, dejaron un sabor amargo los oros considerados casi seguros y que terminaron escapándose, como el del nadador César Cielo, el yudoca Leandro Guilheiro o los jugadores de la selección de fútbol masculino del astro Neymar y compañía.

Brasil quedó apenas con tres medallas de oro, por debajo de las cinco conquistadas en Atenas-2004, colocándolo en la posición 22 en el cuadro oficial de medallas, que toma en cuenta los títulos conquistados.

Pero por otro lado, Brasil brilló con atletas jóvenes en Londres, que deben llegar en el auge de su carrera para 2016.

Fue el caso de los dos únicos medallistas que conquistaron oro en deportes individuales: la judoca Sarah Menezes y el gimnasta Arthur Zanetti, ambos con 22 años.

El judo superó su récord de medallas en una edición olímpica con cuatro podios (el oro de Menezes y tres bronces).

El deporte que presentó una mejoría significativa fue el boxeo, que se llevó tres medallas, una de ellas de plata para Adriana Araújo, en la primera edición del torneo femenino de la disciplina en Juegos Olímpicos.

Tres meses después de subir al podio, Yamaguchi Falcão, de 24 años y ganador del bronce en peso medio de Londres, dijo a la AFP que los resultados obtenidos ayudarían a los pugilistas a entrenar con mejores condiciones.

"Falta estructura para el boxeo de nuestro país, conquistamos estas medallas con raza, tenemos buenos entrenadores, pero no tenemos un lugar para entrenar. Es vergonzoso que tengamos que trabajar en esas condiciones, pero espero que eso cambie pronto", indicó.

El pobre desempeño de Brasil en atletismo y natación en Londres es lo que más preocupa de cara a 2016.

En natación, César Cielo, el gran favorito para repetir el oro de Pekín-2008 en los 50 m libres, decepcionó al quedar apenas con el bronce. La plata de Thiago Pereira en su prueba fue una gran sorpresa, pero igual los nadadores brasileños consiguieron clasificar apenas para cinco finales, una menos a las de Pekín.

El atletismo fue peor. Brasil no conquistó medallas en las pistas, algo que no pasaba desde Barcelona-1992. Fabiana Murer, campeona mundial en Daegu-2008, y Maurren Maggi, campeona olímpica en Pekín, no clasificaron para sus finales.

La velocista Rosángela Santos, que rompió su récord personal en los 100 m planos (11.17) pero fue eliminada en la semifinales, criticó la falta de estructura también en el atletismo brasileño.

"Nos hace mucha falta un centro nacional de entrenamiento para atletismo (...). Además, tenemos que tener más intercambio con gente de fuera, viajar más al exterior para competir, pero es un gasto muy grande que los dirigentes no consideran válido", comentó.

La joven nadadora Gracielle Hermann, de 20 años, fue eliminada en las series de los 50 m libres, aunque igual consideró positiva su participación en Londres.

"Tengo la seguridad de que el hecho de participar en estos Juegos me impulsó bastante, ahora tengo un gran fogueo para la próxima edición de Rio. El calor brasileño marcará la diferencia en 2016", dijo Hermann a la AFP.

La mayor satisfacción vino con el vóleibol, que repitió el resultado de 2008 con el equipo femenino revalidando el oro y el masculino la plata.

Mientras que en el vóley de playa Brasil se llevó dos preseas (plata para Alison y Emanuel y bronce para Larissa y Juliana), el resultado estuvo por debajo de lo esperado, ya que ambas duplas eran favoritas al título.

Con los ojos del mundo mirando a Rio de Janeiro, Brasil deberá demostrar después del Mundial-2014 que no es solamente un país de fútbol.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.