0

EEUU defiende el trono del básquet ante España y Argentina como aspirantes

25 ago 2014
18h23
  • separator
  • comentarios

La selección de Estados Unidos, actual campeona olímpica y del mundo, defenderá su trono en el mundo del básquet en el Mundial que se celebrará en España del 28 de agosto al 14 de septiembre, con la anfitriona y Argentina como principales rivales.

La selección estadounidense, que volvió a hacerse con el título mundial hace cuatro años en Turquía tras una sequía de 16 años, es la gran dominadora de los campeonatos en la historia de este deporte, más desde que en 1992 pudieron competir los jugadores que militan en la liga profesional (NBA).

El objetivo en esta ocasión para el equipo que dirige Mike Krzyzewski desde 2005 se antoja más difícil por cuanto 'Coach K' no podrá contar con ninguna de las grandes estrellas de la NBA.

Ausentes LeBron James, Kobe Bryant y Carmelo Anthony, que decidieron apartarse del equipo nacional tras lograr el oro olímpico en Londres, Kevin Durant, mejor jugador en Turquía-2014, debía liderar la nueva selección norteamericana, pero hace unas semanas decidió dar marcha atrás para concentrarse en la temporada con su equipo, Oklahoma City Thunder.

Otras estrellas, como Kevin Love, Blake Griffin y Russell Westbrok ya habían dado el no por respuesta mucho antes, por lo que Estados Unidos se presenta en España con un equipo de 'secundarios' liderados por el barbudo James Harden (Houston) y Derrick Rose, el talentoso base de Chicago que lleva dos años sin jugar por sus maltrechas rodillas.

Anthony Davis, número uno del 'draft' universitario en 2012, Kenneth Faried, DeMarcus Cousins, Mason Plumlee y Andre Drummond serán los encargados del juego interior del equipo, a priori el punto débil de la formación.

Todo lo contrario que la anfitriona, España, que cuenta con tres de los mejores pivotes de la NBA, los hermanos Gasol, Pau y Marc, así como con el congoleño nacionalizado Serge Ibaka y con el infatigable Felipe Reyes, que regresa a la selección para, quizá, jugar el último gran torneo de los Júniors de Oro.

Es así como se conoce en España al equipo que ganó el Mundial Júnior de Lisboa en 1999 y base del equipo que en los años siguientes ha dado al país los mayores triunfos de la historia del Deporte, como el Mundial de Japón-2006 y dos platas olímpicas consecutivas (Pekín-2008 y Londres-2012).

Además de Pau Gasol y de Reyes, el otro superviviente de aquella generación es Juan Carlos Navarro, que liderará el juego exterior español.

El punto débil del equipo entrenado por Juan Antonio Orenga es el lanzamiento exterior, ya que ni Navarro, ni Rudy Fernández, ni la tripleta de bases (Ricky Rubio, José Manuel Calderón y Sergio Rodríguez), son consumados especialistas en el tiro desde más allá de la línea de tres puntos.

Pese a ello, los españoles están convencidos de que, ante su público, podrán derrotar al fin a Estados Unidos y tomarse así la revancha de las dos finales olímpicas perdidas. Ambos equipos solo podrían encontrarse en una hipotética final.

Si para España puede ser la última participación de los Júniors de Oro, un caso parecido es el que vive Argentina con su Generación Dorada, con la diferencia de que los españoles cuentan con todas sus estrellas y que los argentino no podrán tener a Manu Ginóbili.

La estrella de los San Antonio Spurs no podrá competir en España porque no se lo autorizó su equipo debido a unos problemas físicos, dejando a la Albiceleste huérfana de su mejor jugador y su gran líder.

El escolta de Bahía Blanca lideró a Argentina en el oro olímpico logrado en Atenas-2004, el mayor éxito del básquet argentino, así como en el bronce de Pekín-2008 o la plata mundial en Estados Unidos-2002.

Sin Ginóbili, la responsabilidad recaerá en los otros veteranos del equipo: Luis Scola, Andrés Nocioni, Pablo Prigioni y Walter Hermann.

El éxito de Argentina dependerá también de la integración de los jóvenes, como Facundo Campanazzo, Matías Bortolín o Marcos Delia, que se han desempeñado hasta ahora en el campeonato argentino y deben de tomar ya el relevo.

Algo que no parece sencillo y que ha llevado a Argentina a perder varios partidos de preparación, ante Serbia, Puerto Rico y este lunes ante España, que le derrotó por 86-53 en el último encuentro de fogueo de ambos combinados.

La otra representante sudamericana, Brasil, tratará de recuperarse del su fisco en el último campeonato americano, donde no logró su plaza para España-2014.

Al Mundial acude como invitada, en el grupo A, el de la anfitriona y el de la actual campeona de Europa, Francia, con el objetivo de estar entre los cuatro primeros para pasar a la segunda fase.

Ese será también el objetivo de las otras representantes americanas: Puerto Rico, República Dominicana y México, que vuelve a esta competición tras cuatro décadas de ausencia.

Potencias europeas tradicionales como Croacia, Lituania, Grecia o Serbia buscarán por su parte meterse en la lucha por las medallas.

AFP AFP - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

compartir

comentar

  • comentarios
publicidad
publicidad